La Voz de la Charrería
Diario digital especializado en noticias de Charrería, Deporte Nacional de México

Seminario Nacional de Jueces Charros en Tabasco

› Óscar López narra su experiencia en el viaje al seminario de la especialidad celebrado en Villahermosa

345
Una parte de los jueces que acudieron al tercer Seminario Nacional de la especialidad en Villahermosa, Tabasco.

A principios de mes nos informaron sobre el seminario de jueces (3º nacional) con sede en la bella Villahermosa, Tabasco, hasta donde nos trasladamos este columnista en compañía de mi vástago, Óscar Diego, y mi compadre Horacio García, viaje ¨exprés¨ de 8 horas que nos dejaron más desnalgados (sic) que como andamos.

Una organización a cargo de Adrián Zurita y anfitrionía del PUA tabasqueño Marcos Ordoñez que se desvivió por atender al gran número de jueces del sureste que así como nosotros no teníamos ganas de dejar ese bello edén de nuestra república mexicana, más los deberes son primero.

Hemos de mencionar el gran empeño que le puso nuestro amigo Adrián Zurita tratando en todo momento de que los compañeros de reglamento charro se sintieran a gusto, buscando acomodar de manera adecuada a todos y cada uno de los participantes; ya en el seminario de actualización, el recibimiento muy directo y a su modo de don Manuel Ordoñez (comisario de la F.M.Ch.) quien no tenía la intención de dar la bienvenida, pero al llegar los jueces al restaurante que se encuentra al lado del lienzo recibió a todos y a cada uno con fuerte apretón de manos diciendo: ¨ya saben, lo que necesiten y ocupen que estamos para atenderlos¨ ¡chulada de señor!

Ya de lleno en la actualización, tuvimos como sinodales a Carlos López de origen potosino y al queretano Humberto Mora Brown, denotando la experiencia de estos jóvenes juzgadores, quienes de manera ágil y detallada realizaron la explicación de las actualizaciones al reglamento charro 2018.

La comida que nos sirvieron…aún queda en nuestro paladar, un sabroso platillo regional que nos dejó grato sabor de boca; casi enseguida pasamos a lo teórico, donde una leyenda viviente de la charrería, Rafael ¨Cuquis¨ Aguilar prácticamente dio cátedra de floreo, mostrando movimientos en la terna, en las manganas a pie y en las de a caballo, excelente material complementario, por si no fuera suficiente, el mismo PUA tabasqueño mostró su repertorio en el floreo de las manganas a pie para acrecentar el acervo de los presentes, pero antes no podía faltar la foto del recuerdo del seminario que seguramente pasará a ala historia por su trascendencia.

El hecho de que se haya uno regresado de Tabasco con un sobrepeso de 4 kilos, fue que cerca de las 7 de la tarde, se dejó entrever en la parte de enfrente del restaurante del lienzo un ¨trompo¨ de tacos al pastor, entre taquitos y quesadillas de carne al pastor que ofreció la familia Ordoñez nos hemos de haber comido poco, creo que entre 10 tacos y 4 quesadillas…por persona, así que el regreso al hotel tendría que haber sido a pie, pero no, Zurita nos llevó en camioneta y así no había como bajar tremenda panza.

Puros buenos tratos en ese bello edén que disfrutan los tabasqueños, ya para el miércoles 13 de marzo un buen desayuno en el hotel y con ello llegar al examen de conocimientos donde de manera individual cada asistente demostró su real saber y entender del reglamento de competencias de la federación mexicana de charrería, Carlos López y Memo Mora otorgaron 2 horas para contestar 100 preguntas y con ello tener un parámetro generalizado del conocimiento de los jueces por esos rumbos.

Al termino de la evaluación la comida final, ¡un verdadero agasajo!, si el examen hubiera sido sobre el buen comer y comer demasiado hubiéramos sacado todos calificación sobresaliente; es bueno acrecentar la cantidad de amigos como don Memo Camargo, Enrique Mezo de Yucatán, un viejo conocido como lo es mi tocayo Óscar Guízar de Chiapas, sus paisanos Lalo Ovando y David Tovilla, otro viejo conocido que es don Chava Peregrina por el estado de Veracruz y otros más de los cuales por el momento no recuerdo el nombre pero que se quedan en el corazón por el don de gente y compañerismo.

Ya el regreso a la cada de todos ustedes en Apizaco estaba programado para las 9 de la noche así que se aprovechamos mi hijo, mi compadre y yo para ir a recorrer el museo de la venta (muy recomendable) que se encuentra a no más de 400 metros de donde se celebró el seminario nacional de jueces, por lo cual no dudamos en recorrer ese tramo a pie (pésima idea cuando hay 33 grados de temperatura).

Llegamos casi sin aliento al museo pero con ánimo de conocer más de la historia de nuestro México, interesantes huellas de la historia de los olmecas que se combina con la presencia de animales que contiene el zoológico, uno de los tantos que llamó mi atención fue ¨papillón¨ un cocodrilo disecado que murió en el 2014, estuvo por más de 40 años en el zoológico, se dice que alcanzó una edad de 80 años de vida y llegó a medir cerca de cuatro metros con veinte centímetros, pesando cerca de 450 kilogramos.

Rezan algunos comentarios que durante algunas inundaciones de Villahermosa, ¨papillón¨ lograba escapar de su cautiverio y obviamente causaba temor entre los lugareños y no solo se escapó una, si no varias veces y en la última osadía de salirse del lugar los lugareños lo hirieron dejándolo parcialmente ciego hasta que murió por un paro cardio respiratorio y por su importancia en la historia del zoo fue disecado; teníamos similitud con ¨papillón¨ ya que comía diariamente cerca de 8 kilos de carne o en su caso 6 pollos de 2 kilos cada uno.

La importancia de ¨papillón¨ en la historia de Villahermosa radica en el hecho de que fue considerado un guía de la cultura olmeca ya que Tabasco por su forma y estructura, se creía que estaba construido sobre un cocodrilo, puesto que los cocodrilos se encuentran rodeados de agua.

Toda una aventura recorrer el museo de la venta que es 100% recomendable visitar, un adentramiento en la historia de la civilización olmeca que es de verdad apasionante, mientras nuestro amigo Zurita preocupado por saber dónde estábamos para llevarnos al ¨aeropuerto terrestre¨, ya de regreso al lienzo fue una democrática ¨combi¨ pues recorrer esas 4 cuadras a pie podrían provocar severas secuelas en nuestros organismos.

Muy atento, como siempre el PUA tabasqueño que en compañía de su vástago nos llevó a la central de autobuses, quien no se cansó de invitarnos de regreso y en otras ocasiones a visitarlos, lo cual tomaremos en cuenta en fechas no muy lejanas; nuestra ¨última cena¨ en Tabasco fue frente a la central de autobuses, (nada recomendable por su mala atención y precios exorbitantes para lo que nos dieron), llegar a la tierra de Xicohtencatl fue toda una gloria después de 10 horas de trayecto.


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Web Analytics