La Voz de la Charrería
Diario digital especializado en noticias de Charrería, Deporte Nacional de México

Actividades charras en la Feria de San Sebastián Tenochtitlán

259


La comunidad hidalguense de San Sebastián Tenochtitlán, en el municipio de Nopala de Villagrán, estará de plácemes a fines de este mes en la Feria Regional en honor de su santo patrono y las actividades del deporte nacional estará presente.

El vetusto lienzo charro “Jesús Romero” de la localidad se prepara para recibir actividades en otro año más dentro de las festividades de San Sebastián, pueblo ubicado en una de las zonas más charras del estado de Hidalgo y en cuya feria patronal nunca pueden faltar las emociones de esta disciplina ecuestre, que es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Para este año se tienen contemplados tres eventos en el fin de semana de la feria. El viernes 19 de enero iniciarán los festejos con un Pialadero Abierto en honor a don Magdaleno Bravo.

Para el sábado 20, precisamente el día de San Sebastián, habrá un Gran Jaripeo Ranchero, y el domingo 21 de enero una Gran Charreada de Lujo con la participación de tres escuadrones de la región: los Charros de Huichapan, los Regionales de Nopala y la asociación sede, Charros de San Sebastián, además de la actuación especial de la escaramuza Flor del Valle.

San Sebastián

Fue un santo, actualmente, venerado por la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa. Fue soldado del ejército romano y leal al emperador Diocleciano quien, desconociendo que era cristiano, llegó a nombrarlo jefe de la primera cohorte de la legendaria Guardia Pretoriana.

Nació en la colonia Narbo Martius, hoy la ciudad francesa de Narbona, en el año 256, pero se educó en Milán. Cumplía con la disciplina militar de la Guardia Pretoriana, pero no participaba en los sacrificios paganos por considerarlos idolatría.

Como cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitando y alentando a otros cristianos encarcelados por causa de su religión.

Interior de la iglesia de San Sebastián Tenochtitlán

Acabó por ser descubierto y denunciado al emperador Maximiano (amigo de Diocleciano), quien lo obligó a escoger entre poder ser soldado o seguir a Jesucristo.

El santo escogió seguir a Cristo. Decepcionado, el emperador lo amenazó de muerte, pero Sebastián se mantuvo firme en su fe. Enfurecido, lo condenó a morir. Los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de flechas, dándolo por muerto.

Sin embargo, sus amigos se acercaron y, al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana llamada Irene, esposa de Cástulo, que lo mantuvo escondido y le curó las heridas, hasta que quedó restablecido.

San Sebastián

Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero Sebastián se negó rotundamente. Se presentó ante un emperador desconcertado, ya que lo daba por muerto, y le reprochó enérgicamente su conducta por perseguir a los cristianos.

Maximiano mandó que lo azotaran hasta morir,​ y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión, tirando su cuerpo en un lodazal. Corría el año 288. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.


 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Web Analytics