Panorámica del exitoso evento que ha crecido año con año en Hidalgo

La tarde de  este sábado se realizó la décimo primera edición del Coleadero de la Alegría, en la Hacienda Ocotepec, en la que se impuso nuevo récord de participación con 110 coleadores que atestiguaron de nueva cuenta las extraordinaria hospitalidad de la familia Uribe Barroso y las innumerables atenciones de Saúl Cortés Silva, quien festejó su onomástico acompañado por amigos y familiares de diversos lugares del país.

A mediodía inició el desfile con una nutrida cantidad de tumba cueros, a quienes agradecieron su presencia en primera instancia Jorge Uribe Barroso, así como su hijo Jorge y su hermano Patricio. Al tomar la palabra, el festejado Saúl Cortés, reconoció la importancia de la presencia de los familiares de cada participante, deseó mucha suerte a todos los coleadores, denotando que era momento de “divertirse con alegría”.

Como era de esperarse, los organizadores ofrecieron un ganado vacuno de mucha presencia; lo que obligó a los charros a dar su mayor esfuerzo; una gran fiesta que contó con música de banda y mariachi, así como los tradicionales platillos y bebidas de la región, que degustaron todos los asistentes.

Tras varias horas de competencia, los seis mejores coleadores que recibieron las hebillas conmemorativas y una bebida extraída del agave cada uno, fueron como campeón absoluto Carlos Espinosa, con 37 puntos. En el segundo lugar José Ramos Narváez con 33 unidades, igualándolo en puntuación Hugo Saldaña que se quedó con el tercer lugar. El cuarto sitio fue para Adolfo “Cachetón” Suárez, con 31 bonos, el quinto lugar lo logró Jorge Malo Lugo y el sexto Miguel Ángel Rivero.

Notable fue la participación de charros provenientes de lugares lejanos, como Eduardo Cortés, de Nuevo León; los hermanos Diego y Jorge Díaz, así como Noé Rodríguez, que llegaron desde Chilpancingo, Guerrero. Como ha sido los últimos años, Enoc Santos y Rafael Leaños viajaron desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, así como el zacatecano Publio Rivera, que acompañó a su paisano en este gran festejo.

Gran cantidad de charros representantes de agrupaciones capitalinas, como el caso de Diego Violante, Aurelio Silva, Jesús Mena, César González-Hermosillo, Raúl Ficachi, Humberto Ávila, Antonio Banderas, de la Metropolitana de Charros; Salvador Pérez, Gustavo Segura y su hijo, Sebastián Saldaña, Bernardo González y Juan Antonio Malo, de la Asociación Nacional de Charros; Ricardo Carrasco, Guillermo Sotelo, Fernando Nava y Antonio Díaz, de Charros del Pedregal, entre otros.

También compitieron los hidalguenses Martín Barragán y su hijo, Carlos Ruíz, Raúl Vega, Víctor Cuevas, Carlos, Rubén y Bruno Espinosa, Juan Rodríguez y su hijo, Luis Meneses; los hermanos Francisco y Carlos Ruíz y Mauricio del Castillo, de Charros de Pachuca; los anfitriones Julio Uribe Barroso y Luis Uribe, al igual que Jupiter III Vegagil y su retoño “El Chatito”, Jalil Dulac, Israel Fragoso, Carlos Urusquieta, Gilberto y Ricardo Naveja.

Se contó con la grata presencia de personalidades de la Charrería, como don Mario Pérez Montaño, Don Rubén Espinosa, José Madrid, Luis Javier Espinosa, Isidro Cuevas, Pedro Castillo, Xavier Ortega, Jorge Hermilo y José Alfredo Alanís, Luis Fernando Pascual, Fortunato Maycotte, Raúl Herce, que disfrutaron el coleadero y atestiguaron la premiación que fue casi a las 9:00 de la noche. Los jueces del evento de nueva cuenta fueron Víctor Hugo y Raúl Horacio Guerrero.

Sin duda este evento, con más de una década de existencia ha adquirido un prestigio gracias a las atenciones que ofrecen los señores Uribe y el entusiasmo de Saúl Cortés, los  110 coleadores de este sábado ponen de manifiesto que se ha convertido en uno de los eventos más importantes del centro del país, a la altura del Coleadero Navideño, Coleadero Hermano Charro, entre otros de renombre, pudiendo llegar en un corto plazo a ser tan popular como el más antiguo de nuestro país, el Coleadero de la Unión de San Antonio.


 

Escribir un comentario