Los Charros de Polotitlán rompieron todos los paradigmas la tarde de este domingo en Nopala, ya que se han convertido en la primera escuadra militante de la división “AA” del Circuito Centro-Bajío 2017 en rebasar la excelencia al ganar la última competencia de la segunda fase eliminatoria con 311 puntos.

En ese mismo compromiso, celebrado en el Lienzo Charro de los Regionales de Nopala, Rancho Arroyo Negro concluyó su participación con 216 buenos, al tiempo que Ojo de Agua totalizó 196 puntos.

De esta forma, los mexiquenses se han coronado como ganadores de la segunda etapa en la categoría “AA”, dejando atrás a Rancho El Suspiro de Querétaro, que terminó segundo con 290 unidades, mientras que Virgen del Soriano fue tercero con 286 unidades.

Por la categoría “AAA”, con la participación de los Tres Regalos “B” en la primera competencia dominical se había ya cerrado la clasificación, quedando en primer sitio los Regionales de Nopala con 403 buenos; los propios Tres Regalos “B” fueron segundos con 388, y Fuerza Mexiquense de Aculco aparece en tercer sitio con 354 unidades.




En cuanto a los promedios generales por equipos, después de haberse celebrado ya dos etapas eliminatorias de las cinco consideradas para la ronda eliminatoria del Circuito Centro-Bajío, felizmente se puede constatar que los equipos han ido de menos a más desde la fase inicial que se jugó en Rancho San Agustín de Querétaro.

En la categoría “AAA”, los Regionales de Nopala son líderes absolutos con 396.50 puntos de promedio, seguidos por Fuerza Mexiquense con 376.00 y posteriormente vienen los Tres Regalos “B” de Quintana Roo con 358.00 tantos promediados.

En la división “AA”, el equipo Virgen del Soriano de Colón (Querétaro) es líder acariciando la excelencia con 292.00 unidades, seguido por Rancho El Suspiro con 283.00 y Rancho El Pirul de Salamanca es tercero de forma momentánea con 275.00 buenos.




Los jueces que se encargaron de sancionar las actividades deportivas en el lienzo de Nopala fueron Guillermo y Humberto Mora Brown de Querétaro, mientras que la locución corrió en la voz de Ramón Arroyo de Querétaro, y la comisión deportiva laboró a las órdenes de Francisco Vázquez, también de la capital queretana.

La próxima fase eliminatoria, tercera de las cinco que se tienen contempladas dentro del Circuito Centro-Bajío, se jugará el 31 de marzo, 1º y 2 de abril en el pueblo mágico de Aculco, dentro de las instalaciones del Foro Osornio “Don Eleazar Osornio Padilla” de aquella hermosa localidad mexiquense.

 

La del estribo

Los Charros de Polotitlán arrancaron con 34 unidades de la cala de Javier Basurto García Rojas, Diego Basurto acertó dos piales de 21 y 25, además de 45 en el coleadero, siendo su mejor elemento Javier Basurto hijo con 25.

Sin fortuna en la monta de toro, Diego Basurto e Isaac Padilla Aguillón completaron la terna en el ruedo con sendos lazos de 29 y 35 unidades, respectivamente.

Edgar Rivera pegó una espectacular jineteada de yegua por la que recibió 25 unidades, Isaac Padilla derribó una mangana a pie y Diego Basurto cumplió al cuajar dos a caballo de 24 y 26 con dos adicionales; en el momento más oportuno, Raúl Basurto completó el paso de la muerte de 20 para lograr el primer lugar de la división “AA” con 311 puntos.

Rancho Arroyo Negro inició con una muy buena cala de caballo de Jesús Dorantes de 38 unidades, Enrique Barrón cooperó con un pial de 23 buenos, aunque solamente aportan 40 en colas, siendo su mejor coleador Juan Manuel López con 21.

Antonio Aguirre montó al toro para 16 tantos, Joselo Navarrete se encargó del lazo cabecero de 27 y el pial en el ruedo de Israel Barrón, con el que se consumó la terna, fue de 26 unidades.

Buena la jineteada de yegua de 20 puntos de Mario Martínez, una mangana a pie de Rafael Romero de 26, nada a caballo y sin paso de la muerte se quedan con 216 puntos.

De los charros de Ojo de Agua destaca la cala de 21 de Javier Vega, un pial de 20 de Adán Vega y solo 40 en colas, con Gerardo Vega como el mejor coleador con 27 unidades.

Continuó la mala fortuna en la terna, primero al ser derribado el jinete de toro y después al terminarse los siete minutos reglamentarios, sumando únicamente 27 unidades del lazo cabecero que acertó el joven Rodolfo Robles.

Juan Becerra sumó 19 más a lomos de la yegua y Fernando Vega se fajó las chaparreras para derribar con coraje sus tres manganas a pie, dos con el tirón del ahorcado y la restante chorreando en los cuadriles, acumulando por ello 69 buenos; sin embargo, no hubo suerte a caballo ni en el paso de la muerte, concluyendo en 196 puntos.


 

Compartir

Comunicólogo, investigador, periodista, charro, taurófilo, amante de la música clásica y la literatura. Recorre los caminos de Hidalgo, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí, viviendo entre caballos charros y toros de lidia. Todo un caso perdido.

Escribir un comentario