Los multicampeones mexiquenses pasan al liderato del Circuito Centro-Bajío

Fuerza Mexiquense saldó con victoria en la primera charreada sabatina en Nopala, tras conseguir el liderato de la categoría “AAA” de la segunda fase del Circuito Centro-Bajío 2017 con 354 puntos, en acciones celebradas en el Lienzo Charro de los Regionales de Nopala.

En un compromiso que resultó en extremo atractivo para el público, los mexiquenses acertaron dos manganas y dejaron ir la posibilidad de acercarse más a la línea de las cuatro centenas de unidades, si bien con la calificación final toman la primera posición del evento.

Los Charros de Huichapan amenazaron de igual manera hacerse con la cima de la clasificación tras una competencia con ciertos altibajos, pero no acertaron manganas a caballo cuando más se necesitaban y concluyeron con 331 unidades.

El equipo “B” de los Bravos de Azuela de Querétaro, por su parte, tuvo que sortear una tarde cuesta arriba en tierra hidalguenses y finalizó su participación en la segunda etapa del circuito con 282 buenos.




A continuación medirán fuerzas Hermanos Ramírez de Corregidora, los locales Regionales de Nopala y Sagrado Corazón, ambos de Hidalgo, y a las 19.00 horas el sexto compromiso de la etapa con los Charros de Xicuco-TAMSA de Hidalgo, Salmantina Motors de Guanajuato y Regionales de San Juan del Río de Querétaro.

Las dos charreadas restantes se realizarán el domingo 26 de febrero, siendo la primera a las 11.00 horas con Tres Regalos “B” de Quintana Roo, Rancho El Suspiro de Querétaro y Cadereyta Garambullo, y a las 15.00 horas el cerrojazo con Rancho Arroyo Negro, Charros de Polotitlán del Estado de México y Charros de Ojo de Agua de Querétaro.

 

El compromiso

Fuerza Mexiquense inició su andar con una magnífica cala de caballo de 40 puntos a cargo de Daniel Ríos, dos pialazos de 25 cada uno que quemó Fernando Ramírez, además de otros 90 en colas siendo 35 de Guillermo y 22 de Gerardo, ambos Barrenechea, mas 33 de Rafael Osornio Cruz.

Pedro Carranza jineteó al toro para 16 buenos, lazo cabecero de Gerardo Barrenechea de 31 y 25 más del pial con que Daniel Ríos finiquitó la labor de la terna.

Giovanni Ávila se encargó de montar a la yegua para sumar 19 unidades, Gerardo Barrenechea derribó una mangana a pie de 31 buenos, otra más a caballo de Guillermo Barrenechea de la misma calificación, y 23 del pasador Javier González para obtener el triunfo con 354 puntos.

Los Charros de Huichapan sumaron sus primeros 38 tantos con cala de Napoleón Reséndiz, Leonel Osornio cuajó dos piales en el lienzo de 20 y 21 buenos, y apretaron fuerte la mano en las colas ya que sumaron soberbios 105 ya que Reséndiz sumó 37, 35 de Uriel Flores y 33 de Fernando Cano.

Víctor Martínez aportó otros 18 de su jineteo pero en la terna pasaron muchísimos problemas para rendir al toro, lo cual alcanzaron a lograr sobre el tiempo con lazo cabecero de 27 de Raúl Osornio y pial sencillo de 6 unidades que acertó Uriel Flores.

Benjamín Martínez cooperó con 19 de la monta de yegua, dos manganas a pie de Napoleón Reséndiz de 25 y 27 más dos de tiempo, pero no acertaron manganas a caballo y 20 finales del paso de la muerte de Benjamín Martínez para 331 puntos.

Los Bravos de Azuela “B” comenzaron con cala de 23 tantos de Carlos Joaquín Valenzuela, un pial de 25 unidades que quemó José Antonio Valenzuela más 68 en colas, con 28 de Carlos Joaquín, 18 de Rafael Valenzuela y 22 más de Alberto Arvizu.

Jineteo de toro de 17 de Jesús Martínez, Francisco Vázquez no tuvo problemas para conseguir el lazo cabecero de 29 y pial en el ruedo que acertó José Antonio Valenzuela de 26 unidades.

La yegua no le reparó a Juan José Guerrero y sumó 10 tantos, una mangana a pie de 23 tantos de Ricardo Azuela, Rafael Valenzuela derribó dos a caballo de 23 cada una de ellas, y 15 del paso de la muerte en segunda vuelta que completó Guerrero para 282 puntos finales.


Compartir
Comunicólogo, investigador, periodista, charro, taurófilo, amante de la música clásica y la literatura. Recorre los caminos de Hidalgo, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí, viviendo entre caballos charros y toros de lidia. Todo un caso perdido.

Escribir un comentario