No al abstencionismo, por orgullo y compromiso de toda la familia charra

Es el llamado para cumplir un derecho -no al abstencionismo o displicencia-, emitir un voto en favor del candidato que considere idóneo la familia charra o que sí cumple con las expectativas de desarrollo y superación de la institución que congrega a más de mil asociaciones representativas en el país y los Estados Unidos, además de un número considerable de personas integradas al devenir de la Federación Mexicana de Charrería, organismo rector que requiere del honor y respeto a cabalidad de los hombres de a caballo, hoy que claman por un cambio, participar es obligado.

El honor reclama a las personas pensantes, conscientes y comprometidas con su ámbito deportivo, que es referente de formación y superación de niños, jóvenes y adultos, hombres y mujeres en la práctica del único deporte nacional, que exige calidad moral, ética y valores que honren con hechos y no falacias el momento histórico de una elección de Presidente de la FMCh, que ha de recaer en alguno de los dos candidatos -José Edgar del Bosque Amador o Leonardo Martín Dávila Salinas-, cuyo mérito será otorgado por el sufragio de asociaciones con derecho, ejercicio que será éste 25 de enero en todo el país y algunos estados de la Unión Americana.

Serán 661 asociaciones que han de emitir su voto y establecerán la diferencia entre ambos candidatos bien reconocidos como personas honorables, dispuestas a sellar con honor el resultado, tomando en cuenta que …”vestirse de charro es vestirse de México”, por lo que distingue servir a la charrería con responsabilidad y pleno compromiso, de otra manera sería vano pretender el honor de la investidura, no es botín lo que se persigue, sino apoyo total al deporte, a las personas, las asociaciones y la imagen de identidad pulcra de la institución, circunstancia que no es del todo compatible en estos momentos.

Mal comenzó el proceso a causa de personajes nefastos, nada confiables para el cargo que se habrá de votar; tienen nombre y representación -se ganaron a pulso el estigma de “no gratos”-; impugnaron la planilla contraria -sin tomar en cuenta que ellos no cumplían estatutariamente-, aún así exigieron registro. Luego, generó y auspició agresión y violación a la representatividad del Consejo Directivo de la FMCh, del Colegio Electoral y de la institución misma, a la que ensució con parlamentos indignos y con ello agravió a la familia charra, ofendió principios de caballerosidad y se tomó atribuciones personales para “demandar” al organismo.

Lo más lamentable su participación y difusión a nivel nacional en un noticiero de Televisa -con Joaquín López Dóriga, sin conceder derecho a réplica-, sin tomar en cuenta que lastímó y ofendió a niños, jóvenes, mujeres y adultos a la familia, que se esmeran día con día a formarse y ser mejores deportistas y ciudadanos; en cuanto a la institución, con blasfemia no titubeó para menoscabar la calidad moral de cada elemento del Consejo Directivo, afirmando sin fundamento circunstancias desconocidas por el citado personaje, que no tuvo ética, menos principios morales para ostentar su personalidad.

Se ha creado una historia turbia -motivada por supuesto “poder y dinero”-, en la que incluso el “pacto de caballeros” es clamor porque la “palabra de honor” está en juego sin respuesta de uno de los grupos, la palabra del hombre y del charro debe prevalecer, lastimosamente algunos carecen de tal valor y principio moral; no se aporta claridad y compromiso, por eso la reflexión exige no sólo el voto, sino referencia de los personajes viables a dirigir, dado que los méritos repercutirán en confianza a los asociados, en función a ésa calidad moral, dado que ha sido referente la falta flagrante, porque mentadas y agresiones se han tenido por parte de un grupo solamente, muy exactos, el pasado 28 de noviembre, en la misma institución.

En la Asamblea Extraordinaria del 28 de noviembre se estableció claramente que el Consejo Directivo tendría continuidad hasta que se resolvieran controversias y hubiera un Presidente Electo, lo decretó la Asamblea representada por los Presidentes de Unión de 27 entidades -del país y Norteamérica-, por lo que el Dr. Miguel Ángel Pascual Islas y todo su Consejo Directivo Nacional seguiría por tiempo indefinido al frente del organismo federado; asimismo, se integró con nuevos representantes el Colegio Electoral al arbitrio de la planilla de Leonardo Dávila Salinas, bajo el argumento de “evitar manipuleo e intromisiones” y designaron al Dr. Pascual Islas y Arturo Esquivias Romero, como titular y secretario, respectivamente, además se dio el “pacto de caballeros”, entre Edgar del Bosque y Leonardo Dávila.

Hasta ahora todo ha fluido convenientemente, con la participación de José de Jesús Fermín el Co. Alejandro Vera, como representantes de la planilla del Ing. Leonardo Dávila; por el otro lado, Daniel Vergara y Ricardo Anaya Maldonado, del candidato Edgar del Bosque, respectivamente, así, por la concordia, armonía y disposición lograron establecer el derecho -por estar al corriente de sus obligaciones estatutarias-, a las asociaciones para emitir sufragio, además de implementar las boletas de votación -661 en total-, por lo que espera que en el País y la Unión Americana se concurra en apego a derecho, con la civilidad y madurez requerida, no al abstencionismo.

En consenso con representantes de unión de asociaciones y personas conocedoras del medio de la charrería, la consideración establece honrar y enaltecer valores, porque ha lastimado a la familia charra, violentado derecho a terceros y empañado una imagen pulcra de la institución, la que ha logrado por parte de la UNESCO llamar la atención para reconocerle como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por lo que la exigencia es resarcir daños e impulsar al orgullo y trascendencia de los logros y la identidad que históricamente es un valor de mexicanidad y en el ámbito deportivo, impacto que convertido en “forma de vida”, concede importancia a la formación individual, sin excepción de género.

Como en todo, existen oportunistas y arribistas en el ámbito, elemento utilizado para romper la veda en medios de comunicación -falsos “periodistas o seudoperiodistas”-, en falta flagrante por desconocimiento o alevosía por anhelos frustrados, todo ello seguramente auspiciado o autorizado por los directos interesados, situación que no debió ocurrir, por lo que el castigo deberá ser en las urnas, no dar tregua, porque incluso existen sanciones pendientes de ejecutar.

Desde los desvíos en la supuesta construcción de un lienzo en Salamanca, Guanajuato, la usurpación de funciones de personajes oportunistas, alteración en registro y probidad de documentos de probables directivos, manifestaciones con “acarreados” pagados por prepotente individuo, ellos, ajenos al ámbito charro y otras tantas cosas que deberán ser juzgadas apenas haya nuevo Presidente de la FMCh.

En lo deportivo, la exigencia es tener muy en cuenta el devenir de la charrería, en su calendario de competencias, hasta llegar al Campeonato Nacional Charro que es un referente a cambiar, con la intención de que los beneficios económicos sean para el organismo rector, no para particulares, además de pugnar por el reconocimiento a nivel nacional, toda vez que solamente 15 estados la han declarado Patrimonio Cultural Inmaterial, logro que deberá tener continuidad, además de los apoyos que requieren deportistas en formación y establecer igualdad competitiva en los sectores “Rendimiento Tradicional” y “Alto Rendimiento” en cuanto a los equipos.

La paciencia se ha agotado, el voto contará obviamente para beneficio de la charrería organizada, por lo que la exigencia es acudir a la urnas, ejercer sufragio y tener en conciencia que es lo que harán en favor de su deporte, para cambiarlo en imagen y trascendencia, luego de tener presencia en la Olimpiada Nacional y destacada función en los Estados Unidos de Norteamérica, donde la unidad de las familias es relevante y un valor de identidad fuera de nuestro territorio, lo que merece impulso y decidido apoyo.


 

Escribir un comentario