El actual proceso electoral que vive la charrería federada, para elegir al nuevo presidente para el periodo 2016-2020, ha vivido una serie de conflictos, propiciados por la parcialidad de los entonces dirigentes de la Fmch.
El miércoles, en estas páginas de La Afición, se publicó un “comunicado urgente a toda la charrería federada”, donde el candidato Leonardo Lito Dávila Salinas y su equipo de trabajo se deslindan de la situación crítica que prevalece desde que se inició el actual proceso electoral para el cuatrienio 2016-2020.
Crisis provocada por la actitud unilateral, desleal, cínica y protectora de Miguel Pascual Islas hacia su candidato, en su carácter de presidente del Colegio Electoral y como entonces presidente de la Federación Mexicana de Charrería (ya que actualmente es solo transitorio), quien desde hace más de dos años, fomentó y cuidó la candidatura de Édgar del Bosque, personaje que sin empacho alguno acudía a los eventos oficiales haciendo precampaña, contando con las prerrogativas y ventajas que le daba ser el secretario de Tesorería y Finanzas de la Federación.
Como consecuencia del comunicado antes mencionado, se dejaron sentir enérgicos reclamos del mismo Pascual Islas a la planilla de Lito Dávila, por supuestamente publicarlo, pero más porque se hace evidente su doble juego.
Pero cómo es posible que haga este tipo de reclamos, cuando pasó por alto un sinnúmero de irregularidades que favorecían a Édgar del Bosque, como la precampaña que hizo siendo tesorero; cuando jugaron con un doble estatuto; cuando el Colegio Electoral imprimió una boleta con Del Bosque como único candidato y algunas asociaciones charras asistieron a votar, a pesar que la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) descalificó su planilla y canceló las elecciones del 17 de agosto.
Cuando los candidatos acordaron tener su participación deportiva en Chiapas y retirarse, para evitar hacer proselitismo y el candidato protegido permaneció durante el Nacional y hasta fungió como caporal en la etapa semifinal.
Cuando salió un corrido a favor de Del Bosque que se toca en varios eventos charros, se comparte en redes sociales, y a pesar de saber quien fue el autor intelectual, no hizo nada, o cuando saltándose las trancas viajó con recursos de la Federación a Las Vegas, Nevada,  a la Convención Nacional de Charrería de la Fmch USA 2017, como si estuviera en funciones, y se llevó a Arturo Marín Alcántara.
Eso solo por enumerar algunas cosas, ya que no alcanzaría este espacio para darles a conocer más, pero ante estas irregularidades no hay quien proteste, ni diga nada, porque le tomaron muy bien la medida al equipo de trabajo de Lito Dávila, que por decencia y por llevar la fiesta en paz, dejó pasar estos ataques a los estatutos y falta de respeto al deporte federado.
NEGOCIO DE UNOS CUANTOS
Cambiando de tema y poniendo a la vista los datos duros e inocultables, el sábado comenté tan solo uno de los negocitos que varios vivales tenían proyectado en Chiapas 2016 y que les dejaría muy buen dinero, y me refiero a la transmisión exclusiva por internet del pasado Congreso y Campeonato Nacional Charro, en el que tenían toda la mala intención de aplicar la misma receta de Querétaro 2015.
Sin tomar en cuenta el gran esfuerzo que hizo el gobernador chiapaneco, Manuel Velasco Coello y Alejandro Goñi como presidente del Comité Organizador, quienes apoyaron al deporte nacional con un excelente escenario, como fue el Foro Chiapas, que ayudó a la promoción y difusión de esta disciplina, además de otorgar a competidores y asistentes las garantías para que disfrutaran al máximo el evento anual más importante de la charrería organizada.
Sin embargo, para transmitir en forma exclusiva por internet, comenzaron a cobrar la transmisión que se realizaría con la Comercializadora Eurogrup, SA de CV, donde Said Enrique Goldner González aparece como representante legal, contrato del cual tengo una copia, donde especifica el otorgamiento de la licencia para hacer uso del software del Nacional Charro, lo que significaría un muy buen negocio para los concesionarios.
Afortunadamente, Velasco Coello no permitió esa exclusividad, ya que su intención era dar a conocer nuestro deporte nacional en todo el mundo a través de las bellezas naturales de su estado, por lo que merecía una transmisión abierta y gratuita, optándose por el sistema Sky, para que entrara sin restricción alguna.
Transmisión que por primera vez fue gratuita para los aficionados a la charrería, aunque el Comité Organizador tuvo que pagar unos 5 o 6 millones de pesos a la Fmch por los derechos que Antonio Díaz Pérez, como secretario de Tesorería y Finanzas, hasta hoy no ha reportado como beneficio para esta institución.
Todo este contubernio no sería posible sin el acuerdo previo del hasta ahora responsable de la Fmch, del secretario general de Tesorería y Finanzas, y del mismo Del Bosque, quien puso a Said Goldner como prosecretario de Tesorería y Finanzas en su planilla.
Estas actitudes y situaciones no deben, ni pueden continuar, y el próximo presidente que resulte electo tiene la obligación de velar por sus federados, así como de someter a revisión el pago de las cuotas anuales y que los beneficios de los campeonatos nacionales sean utilizados a favor del deporte y no para unos cuantos.
EL PRESIDENTE DE LA VILLA
Eduardo Rodríguez Pavón, presidente recientemente electo de la Agrupación de Charros Regionales de La Villa, se sacó la rifa del tigre, al aceptar el cargo como responsable de la Asociación de Charros más emblemática de nuestra capital, ya que hasta hoy no le han entregado  el informe de tesorería y finanzas del anterior Consejo Directivo, encabezado por Salvador de la Llata Mercado, en el que solo le dejaron en la cuenta cero pesos, una gran deuda fiscal, y ningún ingreso.
Ya que la administración anterior pidió cinco meses de este año por adelantado, en la renta del casino y los jardines.
Así que se tomó la decisión de suspender toda la actividad deportiva, hasta que De la Llata y su tesorero le entreguen el informe completo de la distribución del dinero; mientras tanto, Eduardo Rodríguez se dio a la tarea de remodelar en su totalidad, bajo su propia cuenta y riesgo, la parroquia, las oficinas y parte de los baños, que se encontraban en gran deterioro y abandono.
Texto: Ramón González Barbet

 

Escribir un comentario